PROGRAMA 1x25 - PROFECÍAS PAPALES

Vuelve el equipo de EL SECRETO DE LA CAVERNA con un nuevo programa después de tomarse un breve descanso por las festividades de la Semana Santa. El tema que os planteamos en este programa 25 son las "profecías del Vaticano". Después de haber vivido una semana muy devota nos planteamos algunas cuestiones sobre la religión, las creencias y la fe; ¿estamos pasando por un proceso de cambio no sólo económico y social sino también religioso? Recordamos las profecías más conocidas, desde San Malaquías hasta el Tercer Secreto de Fátima: una visión ocurrida a principios del siglo XX a tres pastorcillos que se les mostró el futuro de la Iglesia. El debate que planteamos es, ¿Está pasando la Iglesia por un proceso de cambio tanto institucional como de creencias? ¿Es el Papa Francisco la representación del cambio? ¿O será el último Papa?

Analizamos una de los Papas desconocidos pero que tuvo una historia apasionante, Juan XXIII, el "Papa Bueno", un pontífice que estuvo muy relacionado con ciertas profecías que vaticinó en su etapa de liderazgo en el Vaticano. Incluso, este Papa estuvo muy relacionado con la ufología, tuvo un avistamiento y una conversación con un ser, todo un secreto que se llevó a la tumba.

Con motivo de que hace pocos días se vivió un fenómeno curioso con la Luna, ese eclipse que le daba ese color sangriento, muchos creen que es un vaticinio de algo que se va a producir. También lo analizamos en este programa, el efecto "Luna Sangrienta".

En el "Archivo Oculto" de esta semana contamos varios experimentos que se realizaron para practicar sexo en el espacio, esto con motivo de la obsesión del ser humano por colonizar fuera de nuestro planeta, y claro, se tenían que hacer experimentos de cómo se podía procrear, ¿A qué se llegó con todo esto?

En el apartado de noticias desvelamos como hay un hongo muy extraño que está provocando una epidemia en las cosechas de trigo de muchos lugares de África y parte de Europa y Asia y que podría provocar una hambruna mundial si se sigue acelerando; la caída de un nuevo meteorito en Rusia sin llegar a provocar los destrozos del de Chelyabinsk en 2013; un material que se ha creado para generar energía solar sin la ayuda del Sol y por último, la invasión de ratas gigantes que está viviendo en estas últimas semanas el Reino Unido.





Las profecías papales se pusieron de moda en el año 1595, año que curiosamente es cuando se hizo la primera alusión a esas famosas profecías de San Malaquías mencionadas en los escritos de su amigo san Bernardo de Claraval. Cuenta en esos mismos escritos como en sus últimos momentos de vida, el reformador religioso de la orden cisterciense en Irlanda, le daba una lista, con un montón de nombres desconocidos por entonces, y con una breve descripción al lado. Una lista que atrajo muchas sospechas, que se decía que estaba falsificada, y que finalmente parece ser que quedó extraviada en los archivos del Vaticano, sin saber que estaba ahí, y el día que se descubrió encontraron el futuro del Vaticano a través de los siglos.



            Todavía dura esa polémica sobre la autenticidad del documento. Pero hay que decir que algunas de las primeras predicciones acertaron de lleno, lo cual se puede pensar que fueron escritas después de que sucedieran los hechos pero al no demostrarse, pues tiene ese aspecto profético, por ejemplo el lema “De rure albo” (del país albano) asignado a Adrián IV (y procedía de Saint Albans); o “Ex eremo celsus” (el grande del desierto) para Celestino V.

 Los escépticos, pues obviamente creen que esa lista se escribió mucho tiempo después. Y que se acomodaron algunas descripciones o algún elemento del lema con el origen, acto o personalidad del pontífice en concreto, o también, buscar alguna similitud con el escudo de armas. Como por ejemplo el “Ursus Velox” (oso veloz) de León XIII o el “Flos Floris” (flor de flores) de Pablo IV.

Obviamente, parece fácil exagerar esa precisión de la lista citando solamente los aciertos que tiene, que son muchos. Pero lo cierto también es que en esa lista existen otros lemas que no se ajustaban a sus respectivos pontífices con la misma exactitud. Se intentaba buscar una explicación, pero claro, casi cogida con pinzas, como si no convenciera y de que fuera mucha casualidad. Por ejemplo pasa con  Juan Pablo II, el famoso Papa polaco, que en 1978 llegó a ser el primer papa no italiano que accedía al trono del Vaticano en los últimos 450 años, y a él le correspondía el lema De labore solis, “de los trabajos del sol” sería la traducción. Parece que por ningún lado encontramos la conexión entre el lema y Juan Pablo II, pero algunos analistas especularon que ese lema podría ser debido a que el pontífice procede de Cracovia, la cuna del gran descubridor y científico Copérnico, el primero que señaló que la tierra giraba en torno al sol. ¿Puede ser esa la conexión? Parece un poco forzada, pero podría ser esa la posibilidad.



La lista de Malaquías curiosamente llegó a su fin con el nombramiento del Papa Francisco. El Pedro Romano como lo vaticina, el de la persecución final, tras la cual la propia Roma sería destruida y llegaría el día del Juicio Final. Y es la profecía que comenzó a hacerse más famosa cuando fue nombrado, qué casualidad también, un 13 de Marzo del 2013, 13 del 3 del 13. 

            San Malaquías, Luis Antonio Soto Romero, Benjamín Solari Parravicini, Alois Irlamaier, Nostradamos,… todos tienen algo en común: han profetizado el fin de la Iglesia. Hay una revelación también de la Virgen maría que reza así: ''El Vaticano sabe cuán urgente es hacer que la humanidad rece, pero no quiere alarmar a la gente. Sin embargo el mundo entero está viviendo una terrible realidad, un verdadero apocalipsis. Estos días son oscuros. Ya no puedo sostener la mano de mi Hijo. 'Continúa y dice: ''El Vaticano será invadido por revolucionarios comunistas. Traicionarán al Papa. Italia sufrirá una gran revuelta y será purificada por una gran revolución. Rusia marchará sobre Roma y el Papa correrá un grave peligro''.

            Sin embargo, hay una profecía o secreto más interesante todavía. Y aquí como estamos para desvelar esos secretos, tenemos que hablar del Tercer Secreto de Fátima. Y todo ocurrió con una aparición mariana, un 13 de Mayo de 1917, a tres pastorcillos, del que uno de ellos sería después Sor Lucía. El tercer secreto, una visión que tuvieron esos tres jóvenes de la muerte del Papa, del fin de la Iglesia tal como la conocían, un testimonio que fue archivado y transcrito por varios Obispos. Esta es una de esas transcripciones que se hicieron de aquella visión:

            "Después de las dos partes que ya he expuesto, al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más arriba, vimos un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda, centelleando y emitía llamas que parecía iban fijas sobre el mundo en el fuego, pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba hacia él, de su mano derecha señalando la tierra con su mano derecha, el Ángel clamó a gran voz: "Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: «algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él» a un Obispo vestido de Blanco «hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre» Otros Obispos. Los sacerdotes, religiosos y religiosas subían una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; antes de llegar allí, el Santo Padre atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino, después de haber llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que dispararon balas y flechas, y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios. "



            Un secreto que parecía predecir la persecución, la gran apostasía en la Iglesia. En 1998, el fallecido Padre Malachi Martin afirmó en un programa de radio dedicada al misterio como nosotros, “The Art Bell Show” que, a principios de febrero de 1960, cuando era Secretario del Cardenal Bea, tuvo la oportunidad de leer el Tercer Secreto de Fátima, que, según él, estaba escrito en una sola hoja de papel. Dijo que las palabras de Nuestra Señora eran muy escuetas y específicas, y hablaban de un futuro “papa” — un impostor- que usurparía la Sede Romana, estando totalmente dominado por el Demonio. Así, pues, el Tercer Secreto de Fátima revela el “misterio de iniquidad”: La falsa Iglesia “Católica” — la contra Iglesia, la anti Iglesia — el misterio del dragón, cuya cola derribó la tercera parte de las “estrellas del Cielo”, esto es, la tercera parte de la Jerarquía católica, bajo el liderato del antipapa herético.

            Y el Papa Juan Pablo II reconoció públicamente el 13 de Mayo de 2000 (83 años después del suceso precisamente): “El Mensaje de Fátima es un llamamiento a la conversión, alertando a la Humanidad para que no haga el juego del «dragón», cuya «cola arrastró una tercera parte de las estrellas del Cielo, y las lanzó sobre la Tierra.»”

            Ese secreto se recogió en un manuscrito escrito de puño y letra por la Hermana Lucía, y desde principios de este año ha sido analizado para verificar su autenticidad, y lo es de hecho, una profesora universitaria de la Facultad de Letras de la Universidad de Coímbra (Portugal), experta en paleografía (estudio de escrituras antiguas), María José Azevedo Santos, se encargó de analizarlo y llegar a esa conclusión de que es un documento auténtico. No firmado, pero auténtico, y escrito por la Hermana Lucía que fue la que quiso contarlo y desvelarlo de esa forma mediante una carta.



            Hubo una entrevista que se le realizó en su momento, en el año 2003, a Joseph Ratzinger (Benedicto XVI). Pues bien, el cardenal Ratzinger era en ese momento el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, un cargo que precisamente le nombró el Papa Juan Pablo II en 1981. Y esto es lo que dijo sobre el Tercer Secreto de Fátima a ese canal de EWTN:


 

0 comentarios:

Publicar un comentario