ROSWELL - HIPÓTESIS NORTHROP

Esta semana, el Archivo Oculto saca a la luz el incidente de Roswell: el supuesto contacto con los tripulantes de una nave alienígena estrellada en el desierto de Nuevo Méjico.


Se han escrito muchos libros, rodado películas y grabado innumerables documentales como el que hemos incrustado en este post. Todos y cada uno de ellos, girando en torno a su propia teoría.

Pero esta semana, destapamos la versión no oficial… que disgusta tanto al gobierno estadounidense, como a los ufólogos. Una teoría difundida por el ufólogo Paco Máñez que no os dejará indiferentes.



La hipótesis Northrop

En el programa hablamos de la posibilidad de que los objetos encontrados por Matt Bracel (el primer testigo que encontró una serie de restos metálicos desconocidos para la época), los cuerpos “alienígenas” encontrados por diversos testigos, y la supuesta nave triangular hallada en medio del desierto por un ingeniero llamado Barnett, puedan ser más humanos que extraterrestres.


Northrop YB-49 de la USAF

La posibilidad de que fueran, en realidad, restos de un prototipo secreto. Un avión diferente a los planeadores de la época. Un ala volante, triangular… similar a los aviones secretos que la Alemania nazi estaba desarrollando. Por la fecha, probablemente, el prototipo del Northrop YB-49.


Instantánea del Gotha GO 229 desarrollado por la Luftwaffe

Estas alas volantes fueron probadas sobre el desierto de Nuevo México y sufrieron diferentes accidentes. En su construcción se emplearon nuevos materiales y sistemas de control. Su avanzada aviónica distaba mucho de la usada por los P51-Mustang de la época.

Hasta aquí todo bien pero… ¿y los tripulantes?


Seres bajitos calvos o con una leve pelusilla, de grandes cabezas y extraños ojos cuyas orejas, narices y bocas son un caricatura de las humanas, cuya piel presenta un color gris azulado. Esa es la imagen que los testigos nos han transmitido asociada a extraterrestres.



Retrato robot adjunto al informe de Meade Layne

En el informe preparado por Meade Layne se puede leer: "... parecía un cuerpo humano normal, excepto por el tamaño". Un fotógrafo encargado de retratar los restos, Von Poppen, que sospechosamente trabajaba para una empresa aeronáutica de Los Ángeles declaró: "Sus manos eran parecidos a las de los humanos, aunque también muy suaves, semejantes a las de los niños". A Glen Dennis, dueño de la funeraria de Roswell, se le preguntó si tenía ataúdes para niños. En ocasiones la realidad supera a la ficción, aunque nos cueste darnos cuenta de ello.

Aquellos seres calcinados con trajes verdes y escafandra ¿no serían niños?


Niños con la cara azulada, por la asfixia. Niños atacados por gases calientes y el fuego, de ahí la piel gris, ojos, nariz y boca casi desaparecidos. Niños con unos ropajes nada comunes para un civil en los años 40. ¿Qué pensaríais vosotros?


 

0 comentarios:

Publicar un comentario