RONDA DE NOTICIAS

¿Científicos españoles reemplazan los "dummies" por cadáveres humanos?

            Los ingenieros de un centro de investigación en el norte de España han admitido que son uno de los seis centros en el mundo en utilizar cadáveres humanos en simulaciones de pruebas de accidentes de coche. Al parecer, es más barato que utilizar los caros muñecos conocidos como "dummies" de pruebas de choque.

Los investigadores en el parque tecnológico de MotorLand en Alcañiz dijeron que era necesario el uso de cadáveres humanos, ya que los maniquíes de prueba de choque cuestan 150.000 euros cada uno. Los medios de comunicación en Aragón ofrecen datos, como que se utilizaron previamente monos y cerdos para evaluar el daño de tejido causado por accidentes de tráfico graves.


Sin embargo, Tecnologías y Sistemas de España para la Seguridad Automotriz (TESSA) informó el martes que los cuerpos humanos proporcionan a los científicos resultados más precisos. El centro de investigación de Tessa, que forma parte de la Universidad de Zaragoza, al parecer, ahora tiene su propia morgue en la que almacenar y preparar los cadáveres para las pruebas de choque.

Según TESSA, la mayoría de los cadáveres se ponen en disposición para las pruebas de seguridad de automóviles cuando las facultades de medicina de España habían terminado sus estudios en ellos. Al parecer, se utilizaron por primera vez cadáveres para pruebas de choque en 1930 en la Universidad de Wayne State de Detroit. Sin embargo, prevalecieron los aspectos éticos y morales de su uso.


También el hecho de que los cadáveres pertenecían sobre todo a personas mayores, que no son realmente la edad demográfica que se ve involucrada en accidentes de coche, condujo a la creación de lo que hoy se conoce como el maniquí de pruebas de choque, Sin embargo, posiblemente debido a la crisis económica y los recortes presupuestarios, cadáveres humanos están siendo utilizados de nuevo.


Reconstruyen las zancadas de uno de los dinosaurios más grandes del mundo

            Expertos de la Universidad de Manchester, en Reino Unido, en colaboración con investigadores de Argentina, han reconstruido digitalmente uno de los dinosaurios más grandes del mundo, lo que le permite ver cómo caminaba hace más de 94 millones de años.

            Los científicos escanearon primero con láser el esqueleto de 40 metros de largo del gran dinosaurio del Cretácico conocido como el 'Argentinosaurus'. Luego, usaron una técnica de modelización informática avanzada que implica el equivalente de 30.000 ordenadores de mesa que recrean sus movimientos para caminar y correr y probar su capacidad de locomoción por primera vez.


Récord de comunicaciones láser entre la Luna y la Tierra

            Para hacer frente a la necesidad de tener un sistema de transmisión de datos en el espacio más rápido que ahora, la NASA está preparando un salto tecnológico desde las comunicaciones por radiofrecuencia habituales a las comunicaciones ópticas, ya sea con satélites próximos a la Tierra o con naves en vuelos interplanetarios. Los ingenieros aspiran a lograr una especie de Internet de alta velocidad en el espacio. El desarrollo de esta tecnología se va haciendo paso a paso y el último logro ha sido un récord de transmisión de datos, a 622 megabits por segundo, mediante un haz láser de pulsos, desde una sonda en órbita de la Luna. El récord lunar anterior estaba en 150 megabits por segundo, por radiofrecuencia.

El experimento de comunicaciones se llama LLCD (Lunar Laser Communication Demostration) y se ha hecho con un terminal que lleva la sonda automática LADEE, en órbita lunar, a 384.000 kilómetros, según informa la NASA. En sentido opuesto, desde la Tierra a la nave, se ha logrado transmitir 20 megabits por segundo (libre de fallos) desde una estación en Nuevo México a la sonda lunar.

Desde que comenzó la aventura espacial, las comunicaciones se han realizado siempre mediante radiofrecuencia según a NASA. Sin embargo, se está llegando a un límite debido a la creciente demanda de capacidad de transmisión de datos. Las comunicaciones láser deben permitir, en el futuro, incrementar la recepción de imágenes de alta resolución y vídeos en 3D desde las sondas espaciales aumentando la velocidad de transmisión entre 10 y 100 veces. La agencia también cuenta con mejorar la transmisión de datos con artefactos en órbita cercanos a la Tierra y este tipo de comunicaciones ópticas pueden, según los expertos, convertirse en el esqueleto de la siguiente generación de la red de datos de la NASA.

El siguiente paso del proyecto de comunicaciones láser será un ensayo de larga duración denominado LCRD (Laser Communications Relay Demostration) que se lanzará en 2017. Será un experimento con equipos instalados a bordo de un satélite comercial en órbita geosíncrona y consistirá en dos módulos que utilizarán láser para enviar información a dos estaciones en tierra, una en California y otra en Nuevo México, hasta a 1,25 gigabytes por segundo. Pero los ingenieros tienen aún por delante retos que vencer, como rebajar el coste del sistema, aun relativamente alto, y garantizar el apuntado preciso y constante de los finísimos láser ya que un haz emitido en la Luna, cuando llega a la Tierra, cubre solo un área de seis kilómetros (con radiofrecuencia esto no un problema porque se dispersa mucho más). Y cuanto más lejos esté la sonda espacial, más problemático resulta mantener el sistema apuntado con precisión.


El experimento LUX no encuentra señales de materia oscura  

          El experimento de detección de materia oscura Large Underground Xenon (LUX) aún no ha encontrado señales que demuestren su existencia durante los 90 días que lleva en funcionamiento.




 

0 comentarios:

Publicar un comentario